RF NATURA - SENDERISMO Y MONTAÑA EN ANDALUCÍA

Aquí tienes nuestro cuaderno de rutas; la mayoría discurren por el ámbito de la Serranía de Ronda, que engloba a los parques naturales Sierra de Grazalema, Sierra de las Nieves, una parte de el de Los Alcornocales, más Sierra Bermeja y el Valle del Genal.

Cuenta con nuestros servicios personalizados para llevarte a conocer los más intrincados rincones de la montaña andaluza.

Que no te lo cuenten. Vívelo con nosotros.

Somos guías con amplia experiencia y conocimientos del territorio.

VISITA NUESTRA WEB DONDE HALLARÁS NUESTRAS PROPUESTAS Y ACTIVIDADES MENSUALES:

BUSCAR EN ESTE BLOG

TRADUCTOR

DE LA PLAYA DE CANTARRIJÁN A LA DEL CAÑUELO








































El jueves 3 de julio, estuve con Patro y Rafita en uno de los enclaves más bellos del litoral Mediterráneo, el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, situado entre las provincias de Málaga y Granada. Primero visitamos la torre vigia de Maro, ubicada en un cantil con preciosas vistas a Maro, Nerja y al interior, donde descuellan algunos colosos almijáricos, como el Cielo y el Alto del Espartal. Después visitamos cada una de las torres vigias costeras, construidas para evitar los desmanes de los piratas berberiscos que asolaban nuestras costas en los siglos XV y XVI. Especialmente espectacular es la torre del Rio Miel, que se debate en equilibrio ante los embates del enfurecido mar. Posteriormente bajamos andando a la playa del Cañuelo. Habia un fuerte olejaje, por eso ondeaba la bandera roja, eso evitó que nos bañaramos. Subimos y comimos en la venta El Límite, justo por donde discurre el barranco de Cantarriján, que separa las provincias granadina y malagueña. Patro y Rafita bajaron a la playa de Cantarriján en la furgoneta que pone a disposición de los bañista la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, una acertada medida que evita la aglomeración de vehículos en estas límpidas playas. Tiene una capacidad de 9 personas y la ida y vuelta vale 2 euros. Yo por mi parte, me baje por un precioso sendero que discurre por el mismo barranco, hasta que me desvie, antes de afluir a la playa, por una vereda que recorre toda los acantilados que me separan de la playa del Cañuelo, que ya visitamos por la mañana. La trocha está señalizada con pintura blanca y roja. Rodea el cerro Caleta hasta que nos asoma a un collado donde se avista la playa de Cantarriján, despues se encamina hasta la torre Caleta, bordea la idílica playa de las Doncellas y se encamina hasta un saliente llamado peñón del Fraile, donde se ubican unas ruinas pertenecientes a unas casetas de control de la Guardia Civil. Finalmente el camino desciende hasta la playa del Cañuelo. El paisaje es en todo momento espectacular, con vistas a los tajos del cerro Caleta, a los acantilados y al inmenso mar. Se puede descender por algunos senderos a las pequeñas calas. La red de sendero es amplia, ya que esta zona estuvo poblada, e incluso cultivada de vides y olivos entre otros. Sin duda, un rincón de nuestra geografía que no debemos perdernos.

Nos Vemos en las Montañas

1 comentario:

Mónica dijo...

Increíble, Rafa, tus relatos me llevan sin querer a imaginarme los lugares, que seguramente no serán como en realidad se presentan, pero te agradezco el compartir, es genial saber que la pasan bien...
Un abrazo para compartir...